Eficiencia Energética. ¿Qué es? Técnicas de ahorro de energía

29 02 2012

La eficiencia energética está directamente relacionada con la utilización racional de la energía.
Existen varios documentos legales (Código Técnico de Edificación, Modificación Reglamento de Instalaciones Térmicas en Edificios, Actualización de la normativa de Aislamiento Térmico NBE-CT-79, Certificación Energética de Edificios CALENER, Plan de Acción de Ahorro y Eficiencia Energética en España, Plan de fomento de las Energías Renovables) puestos en marcha por la Administración para dar respuesta a estos nuevos requerimientos:

Fig. 1 (CC by Rodolpho Lupus)
pixel
  • Optimización de los recursos naturales.
  • Disminución del consumo energético y uso de energías renovables.
  • Disminución de residuos y emisiones.
  • Disminución de mantenimiento, explotación y uso de los edificios.
  • Aumento de la calidad de vida de la sociedad.

En los países desarrollados, el consumo de energía en los últimos años, no sólo no ha crecido como se había previsto, sino que ha disminuido. Las industrias fabrican sus productos empleando menos energía; los aviones y los coches consumen menos combustible por kilómetro recorrido y se gasta menos combustible en la calefacción de las casas porque los aislamientos son mejores. Se calcula que en los últimos 40 años se ha reducido en un 20% el consume de energía para los mismos bienes.

En cambio en los países en desarrollo, aunque el consumo de energía por persona es mucho menor que en los desarrollados, la eficiencia en el uso de energía no mejora, en parte porque las tecnologías usadas son anticuadas.

La eficiencia energética es la relación entre la cantidad de energía consumida y los productos y servicios finales obtenidos. Se puede optimizar implantando una serie de medidas e inversiones. Son muy importantes dos cosas:

  • Por una parte aprender a obtener energía, de forma económica y respetuosa con el ambiente, de las fuentes alternativas (Es imprescindible reducir la dependencia de nuestra economía del petróleo y los combustibles fósiles).
  • Desarrollar tecnologías y sistemas de vida y trabajo que ahorren energía es lo más importante para lograr un auténtico desarrollo, que se pueda llamar sostenible, es decir, aprender a usar eficientemente la energía.

Técnicas de ahorro de energía

Las luces fluorescentes, que usan la cuarta parte de la energía que consumen las incandescentes; el mejor aislamiento en los edificios o los motores de automóvil de bajo consumo son ejemplos de nuevas tecnologías que han influido de forma muy importante en el ahorro de energía. Entre las posibilidades más interesantes de ahorro de energía están:

Cogeneración

Se llama cogeneración de energía a una técnica en la que se aprovecha el calor residual. Por ejemplo utilizar el vapor caliente que sale de una instalación tradicional, como podría ser una turbina de producción de energía eléctrica, para suministrar energía para otros usos. Esta técnica se emplea cada vez más en industrias, hospitales, hoteles y, en general, en instalaciones en las que se produce vapor o calor.

Aislamiento e iluminación de edificios

Se puede ahorrar mucha energía aislando adecuadamente las viviendas, oficinas y edificios que necesitan calefacción o aire acondicionado para mantenerse confortables.

Las inversiones en aislamiento de edificios han demostrado que a la larga son un ahorro económico, pues ahorra mucho gasto de calefacción o aire acondicionado.

Más del 75% del alumbrado de oficinas europeo utiliza sistemas anticuados y energéticamente ineficientes que no cumplen las normas de calidad de la UE. La renovación tecnológica del alumbrado en ayuntamientos y empresas privadas reduciría los costes totales entre mil y dos mil millones de euros anuales.

La sustitución del alumbrado fluorescente por las nuevas tecnologías de lámparas de bajo consumo y las nuevas lámparas LED implica una inversión inicial. Pero gracias a la reducción del consumo de energía y la mayor vida de estos productos, el período de amortización será inferior al año en la mayoría de los casos.

Desde el 1 de Septiembre del 2009 las primeras lámparas incandescentes de más de 80W y todas aquellas lámparas mates que no tengan una clasificación energética de clase A empezarán a desaparecer de las estanterías.

El resto de lámparas incandescentes seguirán el mismo proceso hasta el año 2012 en el que se producirá la total eliminación de todas las lámparas de más de 7W.

 

La automatización de la vivienda, sea una casa aislada o un piso de un inmueble se conoce como domótica. Si se trata de edificios no destinados a viviendas, como oficinas o despachos, se llama inmótica.

La domótica (‘el hogar inteligente’) es el conjunto de soluciones que, mediante el uso de las técnicas y tecnologías disponibles (electricidad, electrónica, robótica..) logra una mejor utilización, gestión y control de todos los aspectos relacionados con la vivencia (seguridad, multimedia, encendido/apagado, comunicación, electrodomésticos, etc).

El consumo energético de la vivienda a lo largo de los últimos 20 años se ha duplicado, de ese consumo más del 60% es de climatización, el 20% de agua caliente y el resto se reparte entre electrodomésticos y alumbrado.

Con la tecnología y conocimientos que actualmente poseemos, se puede conseguir un ahorro en climatización entre un 25% y un 50% mejorando la Eficiencia Energética de nuestros edificios tanto en la rehabilitación de los viejos como en los de nueva construcci

Industrias

En los países industriales la industria utiliza entre la cuarta parte y un tercio del total de energía consumido en el país. En los últimos años se ha notado un notable avance en la reducción del consumo de energía por parte de las industrias, con medidas como sustitución de motores antiguos e instalación de dispositivos de arranque de motores, mejoras en las instalaciones de refrigeración (control de temperatura, instalación de sistemas de acumulación de frío..), iluminación (selección del tipo de lámparas, mantenimiento y control de las mismas), etc.

Reciclar las materias primas es una de las maneras más eficaces de ahorrar energía. Aproximadamente las tres cuartas partes de la energía consumida por la industria se usa para extraer y elaborar las materias primas.

Ahorro doméstico de energía

La operación diaria habitual que se hace en la vivienda puede conllevar a un ahorro considerable de energía si se cambian las actitudes y se es consciente del consumo real y del necesitado. En la mayoría de los casos basta con la elección de un electrodoméstico de bajo consumo, o de una racionalización del consumo de la calefacción, del aire acondicionado y del agua caliente.

http://www.voltimum.es


Acciones

Information




A %d blogueros les gusta esto: